Bienvenidos !!

Sean todos y cada uno bienvenidos en El Mundo de Lapislázuli, lugar donde se encuentra el Templo / Palacio Sagrado de la Diosa Kwan Yin.
En este lugar humildemente busco honrar a la Madre Amorosa, que con su presencia y asistencia continua a toda la humanidad a través de su valioso y maravilloso servicio nos presta a diario desde su hermoso corazón con la llama violeta. Tratare a través de este blog dar a conocer su historia, así también como su valiosa, incansable y amorosa ayuda a todos los seres que acuden a ella.
Los invito entonces a que se animen a adentrarse en la experiencia de conocerla y atraerla a sus vidas.

Om Mani Padme Hum, Om Mani Padme Hum, Om Mani Padme Hum....
canta infinitamente sin cesar mi corazón...
Namaste

4 de septiembre de 2009

La Flor de Loto


La Flor de Loto es uno de los más antiguos y profundos símbolos de nuestro planeta a través de multitud de civilizaciones a lo largo de la historia de la Humanidad. Símbolo del Desarrollo Espiritual, de lo Sagrado y de lo Puro. Simboliza la pureza, belleza, majestuosidad, gracia, fertilidad, abundancia, riqueza, sabiduría y serenidad.

¿Qué convierte a la flor del loto en especial?
La flor de loto crece en lugares pantanosos, en el fango y a pesar de ello su flor se alza sobre la superficie para florecer elevada, fragante, estilizada e impecable con remarcable belleza. Sus pétalos lanceolados y cóncavos están dispuestos en forma de rayos y contiguos entre sí, ordenados en varios niveles de tal manera que los pétalos superiores cubren los espacios intermedios de los que están inmediatamente por debajo. Por la noche, la flor se cierra y se hunde bajo el agua, cuando amanece se alza y abre nuevamente. Sin haber sido tocada por la impureza, el loto simboliza la pureza del corazón y de la mente. La flor del loto representa longevidad, salud, honor y buena fortuna.

La flor de loto es un símbolo de la pureza que surge de entre la inmundicia, recordando la condición del hombre: hecho de material corrompible, su ser puede elevarse hacia planos sublimes.

La flor de loto es la única flor que es fruto y flor a la vez, esto encierra un principio budista que es la causa y efecto, de que toda acción que hacemos es una causa que tiene ya en potencia en si mismo el efecto…así como la flor de loto que es causa (semilla) y efecto (flor) a la vez.

Representa la tranquilidad y la belleza. La flor nos inspira a salir adelante y lograr nuestras metas sin importar que tan difícil se vea el camino hacia ellas.

El loto es usado tanto por su carácter simbólico, como por su aroma un tanto hipnótico y capaz de alterar la consciencia. El loto cerrado no huele, pero cuando la flor se abre emite un fuerte olor parecido al jacinto. El loto florece durante la noche y recibe al día con la flor abierta. En verano produce flores grandes y de infinidad de formas, con colores que van desde el rosa intenso al blanco puro pasando por el rosa carne y el amarillo. Su fruto tiene forma de cono invertido y es comestible, pero necesita ser pelado. Posee hojas grandes y redondas, de color verde azulado. Sus anchas hojas proveen sombra a los peces y reduce la aparición de algas. Existen una gran variedad, sólo en China se conocen más de 300.

Las flores del Lotus Sagrado fueron inmortalizadas en La Odisea de Homero, en donde Ulises y su tripulación desembarcan en la isla de los comedores de Lotus.

Veamos algunos nombres con los que suele conocerse a la Flor de Loto:
Loto, Flor de loto, Loto sagrado, Nelumbo, Loto asiático, Lotus de la India, Loto indio, Loto indiano, Haba de Egipto, Loto de Egipto, Nelumbio, Nenúfar de China y Rosa del Nilo.

Antiguamente el Loto Sagrado se fumada o se consumía en forma de té con la idea de que se experimentaría un sentimiento de alegría que inundaba cuerpo y mente.


Símbolo Universal de la Revelación Espiritual

La flor de loto en el Budismo
La flor de loto nace de entre el barro para abrirse pura y perfecta, es de ahí de donde los budistas iniciaron su respeto y adoración a la imagen del loto. Los pétalos que se abren simbolizan el crecimiento espiritual. Representa renovación, perfección y simpleza. También representa el sol y la rueda del nacimiento y del renacimiento, ya que sus pétalos se abren al amanecer y se cierran cuando oscurece. Los budistas, que respetan profundamente esta flor, comparan sus cuatro virtudes: fragancia, limpieza, ternura y suavidad; con las cuatro virtudes del reino del Dharma (las enseñanzas del Buddha, El Iluminado): permanencia, regocijo, sí mismo y pureza. Simboliza la pureza de cuerpo y mente que crece sobre el barro de la tentación y el deseo. También es comparada con el corazón, y simboliza que todo lo creado lleva en su ser más interno, algo comparable a la flor de loto, desarrollándose. La flor que se alza sobre el agua es uno de los más antiguos símbolos, y de los más frecuentemente representados atributos de sus personajes humanos y celestiales. El loto sirve como asiento o trono para Buda o los Budas, indicando un nacimiento divino. Buda, nació con la habilidad de caminar y donde pusiera sus pies nacerían flores de loto.

La flor del loto egipcia
En la civilización egipcia tenía un gran significado, ya que de él emergían multitud de dioses como Ra, dios del Sol, al estar ligada la flor a la aparición y al ocaso del Sol, debido a que sólo está abierta por el día. De ella también emergió el dios Nefertum, considerado el dios de los perfumes, al proporcionar un perfume sumamente agradable a los egipcios. Las cualidades aromáticas del Loto eran aprovechadas en el Egipto Clásico, existen diversas escenas, sobre todo en tumbas del Imperio Nuevo, donde se ven mujeres con un loto prendido en el cabello o bien oliendo o dando a oler el perfume de la flor. También se usaba como adorno funerario, hallándose restos de flores de loto en sarcófagos, uno de los más famosos, el de Tutankamón, donde se encontró dispersado sobre su momia. A su vez, era utilizado el loto azul en medicina y para alimentación. Era denominado Sesen en la lengua egipcia. En la mitología egipcia es un símbolo del sol, de la creación y del renacimiento. Por todos estos simbolismos, se relaciona con el ciclo diario del sol, el loto era la planta emblemática por excelencia del Alto Egipto.

La flor del loto oriental
En el Este, la flor del loto es vista como un símbolo de revelación espiritual. El loto tiene sus raíces en el fango, crece hacia arriba aspirando llegar a la luz, sus pétalos se abren convirtiéndose en una hermosa flor. Om Mani Padme Hum, el mantra sagrado de los tibetanos significa "Se aclama a la Joya en el Loto que reside dentro”.

La flor de loto cristiana
La alternativa cristiana del loto es el lirio blanco, relacionado a María como reina de los cielos, y que significa tanto fertilidad como pureza. El Arcángel Gabriel lleva a la Virgen María el lirio de la Anunciación, “benditos son los puros de corazón”, dice Jesús, “pues ellos verán a Dios”. Las enseñanzas del Maestro de la Galilea y las de los más importantes yoghis de la India han sido confeccionadas con la misma tela de auto realización.

La flor de loto en China
Simboliza la Divinidad en la cultura china. Durante las festividades del Año Nuevo, se degustan las semillas azucaradas del loto en forma de dulces. Según una tradición, la esposa que encuentra dicha semilla dentro del dulce, será madre en el año posterior.

La flor del loto en la India
Es una flor sagrada y ocupa una posición singular en el arte y la mitología de la antigua India y ha sido, desde tiempos inmemoriales, símbolo de buen agüero en la cultura india. Es la Flor Nacional de la India. Simboliza divinidad, fertilidad, riqueza, conocimiento e iluminación. Esta asociada con la diosa de la abundancia, Maha Lakshmi, quien provee prosperidad, pureza y generosidad. Ella se sienta sobre una flor de loto, simbolizando pureza, belleza y todo lo que es bueno. A su vez fue venerada en el brahmanismo como "Madre de la creación", y hasta Brahma, soberano hindú de todos los dioses provenía de la flor del loto.


OM MANI PADME HUM