Bienvenidos !!

Sean todos y cada uno bienvenidos en El Mundo de Lapislázuli, lugar donde se encuentra el Templo / Palacio Sagrado de la Diosa Kwan Yin.
En este lugar humildemente busco honrar a la Madre Amorosa, que con su presencia y asistencia continua a toda la humanidad a través de su valioso y maravilloso servicio nos presta a diario desde su hermoso corazón con la llama violeta. Tratare a través de este blog dar a conocer su historia, así también como su valiosa, incansable y amorosa ayuda a todos los seres que acuden a ella.
Los invito entonces a que se animen a adentrarse en la experiencia de conocerla y atraerla a sus vidas.

Om Mani Padme Hum, Om Mani Padme Hum, Om Mani Padme Hum....
canta infinitamente sin cesar mi corazón...
Namaste

23 de agosto de 2009

¿Qué es la Misericordia?


Voy a tratar de explicar y definir que es la misericordia.

Comenzare diciendo que existen dos conceptos sobre la “misericordia”, el primero, es el que se expresa en la palabra griega “eleos”, como actitud de compasión hacia la miseria del prójimo, un corazón atento a las necesidades de los demás.

Y luego la otra acepción, ligada a la palabra judía “rahamim”, cuya raíz es el “regazo materno”, indicándonos el amor Materno Celestial.

Se dice que la misericordia es un don y que es un espíritu de servicio difícil de definir. También se dice que el que tiene ese don debe ejercerlo con alegría. Podemos decir que la misericordia nos lleva a mirar el dolor ajeno, a comenzar las cosas y a finalizarlas, también a ser generosos, que la misericordia es el amor en práctica.

La misericordia es un atributo de Dios, y por lo tanto El es la fuente de la misericordia.

La misericordia mueve a la entrega de alma y cuerpo según el amor divino y que ella se alcanza con el perdón.

Misericordia es servir a Dios de manera práctica. Es interesarnos por las personas que llegan a nuestras vidas, acercarnos a ellas, vendarles las heridas y estar junto a ellas hasta ver su sanación en todos los niveles.

Cuando usamos la misericordia, nos parecemos a Dios, porque ella es parte de su esencia. Cuando nos movemos con misericordia, somos como Dios, porque impartimos a otros el amor de Dios.

La humildad es el camino para hacer la experiencia de la misericordia, que abarca un estado constante de compasión hacia los demás.

No hay comentarios: